Noche sin fin...

Una de las canciones del musical de El Rey León, es "Noche sin Fin" - "Endless Night", la canta Simba cuando trata de encontrar respuestas. 

Creo que Sofi, las encontró en su papa. Desde el 16 de Mayo entramos en una noche sin fin... ella ahí después de ir al baño y experimentar mucho dolor simplemente no ha estado bien, un gripa que se complicó y le detuvo el intestino la tuvo en el hospital por 12 días... 

Después de 12 días... nos dicen que el hospital no puede hacer nada más por ella, que recibirá mejores cuidados en casa... así que la noche sin fin continúa en casa, su intestino no tiene nada buena movilidad y tampoco absorción. 

Siento que Sofi y todos en casa decíamos la letra de la canción: 

¿Dónde estará tu luz?
Ya se fue el Sol.
¿Cómo volver a mi hogar?

El hogar no es lo mismo, hay tensión, Sofi está débil, casi no juega, no interactúa, cuando no llora de dolor, está pálida y ojerosa. Los horarios cambiaron, como bebe, alimentación cada tres horas. Definitivamente se fue el sol.

Y como Simba nos preguntamos, ¿cuando va a amanecer? Noche sin fin...

El papá de Sofi no puede estar todo el tiempo con ella, pero da la casualidad de que cuando está él por lo general Sofi está bien, si pálida y ojerosa, incluso él en broma dice "cada vez te pareces mas al personaje del cadaver de la novia".

Casualidad, el papá de Sofi tiene la suerte de verla bien, o Sofi como Simba le dice a su Mufasa:

"la luz vendrá, la noche tendrá un final, el sol llegará a brillar 
ahora te puedo escuchar"

El fin de semana del día del padre, función de cine para ir a ver Cars 3, se pide autorización al médico para poder darle palomitas, el médico lo acepta, el papá de Sofi, dice "¿Cómo vamos a ir al cine si dices que la niña esta tan mal?", a lo que yo respondo que quiero pensar que todo esta normal, todo planeado, solo esperar a que Sofi despierte a tiempo y sin dolor... y así fue.... ella disfrutó de sus palomitas y junto con sus hermanos vio las últimas aventuras del Rayo McQueen.

Comida planeada, ese domingo, día del padre, se levanta mas ojerosa que de costumbre, pero de excelente humor, papá dice que tiene que salir a trabajar un rato, rato en el que Sofi empieza con dolor, cuando él regresa Sofi sonríe, podemos ir a festejar a papá y abuelo, al regresar Sofi esta cansada, se le da de cenar toma sus medicinas y se va a dormir junto a su papá.

Y es entonces cuando pienso que Sofi, siendo Simba, ve como la noche terminará...

"La noche tendrá un final, pronto amanecerá, pronto amanecerá las nubes se alejarán y el sol podrá billar, y el sol podrá brillar 
La noche tendrá un final, pronto amanecerá, pronto amanecerá las nubes se alejarán y el sol podrá brillar, y el sol podrá brillar. 
Lo sé, ya lo sé el sol saldrá, si lo sé, lo sé la luz vendrá, la noche tendrá un final, el sol llegará a brillar ahora te puedo escuchar, las nubes se marcharán, se que la noche se irá ohhh y el SOL, el sol saldrá, ¡el Sol podrá brillar!"

No se cuando terminará la noche sin fin, sin embargo este fin de semana, vimos la luz mientras Sofi y papá estuvieron juntos...

La Dimensión Desconocida.

Solo una vez en seis años habíamos estado en el hospital, ahora lo anterior no es cierto.

Los días previos a que la internaran, mientras yo tratataba de dormir con ella, y digo trataba porque ella lloraba y no sabía porque, así que le cantaba toda la noche; de repente pensaba, ¿y si terminamos en el hospital?, tiene gripa, ¿y si tiene neumonía?. Luego me decía a mi misma que era una pesimista, al fin y al cabo una gripa no te lleva al hospital. 

Justo el domingo 21 de Mayo, un amigo me pregunto, ¿estarás en casa?, y yo contesté, "si a menos de que me tenga que ir al hospital", seguía pensando que eso no iba a pasar, que probablemente tendría un mal día, y el lunes 22 ella iba a ir a la escuela, y yo a trabajar. 

Tiene fiebre, el doctor nos dice que le tomemos unos análisis, mi papá, que es médico, me dice, "qué le pidieron", y le doy la lista, a lo cual responde "mmm le pidió de todo, no sabe lo que tiene".

Rumbo al hospital, Sofi se empezó a reír, así que dije, "estaba exagerando, Sofi no está tan mal, regresaríamos a dormir tranquilos a casa"

El procedimiento normal, sangre y toma de orina, lo que seguía, bueno lo que quería que pasara, que tomarán las muestras, regresaríamos a cenar a la casa con los gemelos, y el lunes tendríamos los resultados, a lo cual habría que responder con una nueva medicina.

Lo que sucedió... sangre... y debido a que no había tomado agua... la orina tardó en llegar... y empezaron a salir los resultados de sangre... no estaban nada bien ... así que pidieron análisis en popo... cuando fui a pagar los nuevos análisis, salen más resultados de sangre...yo deje a mi papá y al papá de Sofi analizándolos...

Yo pagando... solo escucho la voz del papá de Sofi por detrás... "la vamos a internar". Y ahí en ese momento entré a la ... dimensión desconocida.

Todo se borró, solo sabía que tenía mi celular, que tenía que avisar en mi trabajo que no iba a ir al día siguiente, sentí la necesidad de mandarle mensajes a mis mejores amigos; mis gemelos, bueno esta la niñera ella podrá hacer una maleta.

Mis papas, dijeron, "nos vamos a su casa por los gemelos", yo quería que se quedaran ahí hasta que todo el tramite estuviera terminado.

Por momentos, nada importaba, solo sabía que iba a dormir en el hospital con Sofi, ya ni siquiera me preguntaba el ¿por qué?.

Llegó un cirujano, nadie sabia lo que tenia, aparentemente no era neumonía, tenía el estómago lleno de gas, pero ella estaba muy mal, sus análisis todos, estaban fuera de rango.

A la una de la mañana, después de un ultrasonido fallido, fallido, porque el gas no permitió ver los órganos del abdomen, y así poder ver si tenía la apéndice inflamada; decidieron hacer una tomografía. Hay nos dicen que los ganglios están inflamados, por una infección, y que tiene un hilo, un ¿qué?, mi marido, contesta, paralizado el intestino...

Ambos papas dormimos en el hospital, todos los días, 12 noches, 12 días, en los cuales yo estaba en la dimensión desconocida, Sofi acostada en la cama, no daba lata, su papá tenía mucho miedo que se fuera a alternar y quitarse la intravenosa por donde la estaban hidratando, conforme pasaban los días, seguía acumulando tiempo sin comer.

Ella acosada, yo en las redes sociales, ¿qué veía?, nada, veía pasar la vida, en un cuarto de 3 por 3, en donde ella acostada, en donde las enfermeras nos despertaban a las dos. Ella dormía en la cama, y yo con ella, a los pies de la cama, el celular junto a mi. No leía libros, ni noticias, no podía ver la televisión, no me podía concentrar en nada, solo en las redes sociales, que en lugar de ayudar me sumergían mas en la dimensión desconocida.

Las enfermeras decían, "que niña tan tranquila", y yo pesaba "así no es Sofi", ella es mas activa, ella camina, ella busca, ella come, Sofi no es una niña tranquila, Sofi muerde y se enoja, ¿por qué no se enoja?, día a día, no veía mejora, solo pasaban los días en ese cuarto de 3 por 3.

Varias veces creíamos que salíamos, pero algo pasaba, fiebre, análisis mal, dolor, pensaba que nunca íbamos a salir.

Cuando por fin salimos, salimos, del hospital pero no de la dimensión desconocida, ella sigue débil, escuchando la misma canción por 24 horas, y yo sigo siendo zombi de las redes sociales...

Poco a poco, amigos y familiares nos están ayudando a salir de la dimensión desconocida...

La interminable espera.

Si de algo tenemos que estar agradecidos es de la salud de Sofi, realmente pocas veces se ha enfermado, me refiero a enfermedades de tipo bacterial o viral; por el momento recuerdo dos, una gripa terrible en febrero del 2015 y una gastroenteritis de miedo en septiembre el mismo año.

Sabemos de buena mano que la fiebre es uno de los principales detonadores de confusiones, así que cuando Sofi presenta fiebre, por muy poca que sea 37.7 o 37.8 todos nos alarmamos.

El 16 de mayo del 2017, Sofi se notaba muy irritable, algo sucedió después de haber ido al baño, le dolió, se enojó... nunca lo sabremos, así empezó todo, con una crisis irritativa después de haber ido al baño.

¿Alarmas?, no muchas, se le dio la contención necesaria, y los medicamentos adecuados, para la cena ya estaba calmada, y poco a poco e fue quedando dormida.

En la madrugada, llanto, lo primero que pensé fue que seguía irritable o agresiva, dicen que hay que dejarlos que se autoregulen solos, sin hacerles caso, pero en ese momento sabía que no había que dejarla sola, era un llanto diferente, había que estar con ella.

Llega el papá de Sofi, no sabemos bien que pasa, en eso le pido el termómetro; ahí tenemos nuestra respuesta al malestar de la niña, Sofi tiene fiebre, 37.8. Hay que darle ibuprofeno, y esperar a la mañana para llevarla al doctor.

La consulta, muy normal, le encuentra una pequeña infección en las vías respiratorias, antibiótico, jarabe, y reposo, nada fuera de lo común.

Ese día duerme, y no come, y así sucede un día mas, es normal que cuando Sofi se siente mal, duerma, pero eso de no comer dos días, ya no lo vemos tan normal.

Al tercer día en lugar de verse mejor, se ve mucho peor, sigue sin comer, y bueno sin ir al baño, pero se lo atribuíamos a la falta de comida. Nuevamente al doctor, quien pide una placa de abdomen previo a la consulta, ¿por qué de abdomen?, acaso no tiene gripa... yo tercamente le hago dos de tórax y de abdomen.

Primera espera, la placa de tórax se ve normal, bueno una placa normal para alguien con gripa, pero la de abdomen se ve muy rara, así no se ven en mis libros de anatomía de prepa.

El doctor, nos dice que sigue con gripa, nada grave, que hay que seguir hasta terminar el antibiótico, respecto al abdomen, nos dice, que se ve así por no haber ido al baño en mas de 72 horas, así que le hace un lavado para ayudarla a sentirse mejor.

Después del lavado, Sofi se dejó de quejar, se veía mejor, pensaba que era el final, pero en realidad fue el principio de una larga espera.

Al día siguiente las cosas parecían bien, el lavado había funcionado, pero conforme avanzo el día, se fue poniendo mal, muy dormida, y sin comer, dejamos pasar el día, a la mañana siguiente todo sigue empeorando, le hablo al doctor, lo estamos haciendo bien en casa, hay que esperar, la espera termina cuando vuelve a presentar fiebre pero ahora de 38.4. La llamada inmediata al médico, era domingo, por eso no pensaba en llevarla a consulta, y en ese instante pide análisis de sangre y orina; no podíamos esperar al lunes, así que acudimos al hospital donde el laboratorio abre los domingos.

La sangre, bueno es difícil encontrarle la vena, pero al final la obtuvimos rápido, la orina era el problema, casi no había tomado agua... así que tomaron la sangre y esperamos a que hiciera pipi... no hay mal que por bien no venga... durante la espera de la orina empezaron a salir los resultados de los análisis de sangre... el médico no lo dudo, estaban totalmente alterados había que internarla, esa sería la primera de 12 que pasaríamos en el hospital.

La espera inició, el intestino, no solo estaba inflamado, estaba paralizado, ¿por qué?, el virus de la gripa afectó el intestino, provocando la inflamación de los ganglios intestinales, provocando una adenitis mesentérica.

Nos dicen que no hay que esperar mucho, un día en ayuno, antibiótico, y todo estará bien, pero vemos que al momento de la comida sigue sin tolerarla, se pone muy mal, tiene mucho dolor.

Tres días después todo parecía que íbamos a salir, ya se había firmado el papeleo inicial para salir del hospital, lo que nadie sabíamos es que la fiebre iba a volver a aparecer.

Nuevamente análisis, de todos tipos, hasta que encuentran a la bacteria EColi, indican 72 horas de antibiótico por l vena. Al terminar esas 72 horas, estábamos cumpliendo ocho días en el hospital.

Al terminar las 72 horas, Sofi no se veía bien, ella necesitaba mas cuidados, así que seguimos en el hospital, lo malo, la via intravenosa se le dobló y fue imposible volvérsela a poner, de tanto análisis y tantas intravenosas sus venas ya estaban muy lastimadas. Así que el médico decide esperar e intentar la via oral, esperando que no se deshidrate. En caso necesario habría que ponerle un catéter... no llegamos a eso.

Muy poco a poco a darle de comer, lentamente empieza a aceptar alimento, una onza de fórmula especial cada 2 horas.

Tres días pasan, ya tolera 6 onzas cada 4 horas, y la fórmula esta mas concentrada, ella no esta bien, el intestino todavía esta muy inflamado, tiene poca movilidad, todos estamos cansados, el hospital puede aportar poco a su recuperación...

Después de 12 días, nos llevamos a nuestra niña, débil, delgada, ausente, casi todo el día dormida, con dieta especial, y muchos cuidados... el hospital nos quito la infección... pero ahora necesitamos enseñarle a su intestino a comer.

El mejor regalo...

Dentro de la sociedad moderna es tradición celebrar el Día de las Madres, en algunos países sucede el segundo domingo del mes de mayo, en México siempre es el 10 de mayo, no importa si es fin de semana o día de descanso como sábado y domingo, siempre se celebra el 10 de mayo.

Desde finales de abril, empezamos a ver como las ciudades se llenan de ofertas y mensajes para celebrar a mamá y en las escuelas empiezan los preparativos para celebrar tan especial día.

Cuando viví mi primer 10 de mayo como mamá de Sofi, ella ya estaba diagnosticada, y ya iba a terapias, ahí, todavía pensaba que todo podía ser normal.

Cercano a la mencionada fecha, en su centro de terapia, generaron los famosos regalos del 10 de mayo, en esa ocasión, 10 de mayo del 2011, su terapeuta compro unos delantales, y con pintura, colocó las pequeñas manos de Sofi en el, ese fue mi primer regalo del 10 de mayo por parte de Sofi. Claro es que ella no se dio cuenta de lo que sucedió, pero ¿qué bebé de 7 meses es consciente del Día de las Madres?

Los días y los meses pasaron, y así llegamos a mas días de las madres, en los años siguientes, las terapeutas olvidaron el detalle, o simplemente no había presupuesto.

Cuando llegaron los tres años, no hubo festival, no iba a la escuela, no había celebración, y así siguieron pasando los años.

Este año Sofi va dos días a la escuela, hubo una pequeña confusión, por un momento pensé que iba a participar en el festival de maternal, grupo en el que van sus hermanos. Sin embargo la directora confirmó que no, que no estaba preparada para el festival. Iba a ser igual que años pasados.

El día del festival de los gemelos a Sofi le tocaba ir a la escuela...

La abuela de Sofi y yo nos preparamos para ir a ver a los gemelos, por un lado sentía una emoción muy grande, soy mamá desde hace 7 años, pero en realidad era mi primer festival, y esa emoción también me daba tristeza, Sofi no había podido estar en un festival del 10 de Mayo...

Supongo que el festival de los gemelos fue igual que todos los festivales en todos los kinders, pero para mi fue maravilloso, ver a mis hijos cantar, y decir "te quiero mami", luego nos invitaron a bailar, al final la directora, nombraba a cada niño y le daba un regalo que cada niño hizo para que se lo entregara a su mamá; a mi me tocaron dos regalos...

Ya nos estábamos preparando para despedirnos de los niños, ellos se iban a quedar en la escuela, a terminar su jornada escolar, y los papas a seguir nuestras actividades; cuando de repente, la directora, dice "Sofi" lo tuvo que repetir dos veces, la verdad yo ya no esperaba que me nombraran.

Fui a recoger mi regalo.... me llené de emoción... Sofi asiste a la escuela, es parte de una comunidad, y la hicieron parte sin excluirla...

Ahora, hay dias que todo coincide, estaba terminando el festival, los gemelos y sus compañeros al salón de clases, pero estaba cercana la hora de entrada de Sofi, la directora dice, "esperen a que llegue Sofi para que te de tu regalo".

Yo solo pensaba, aquí piensan en todo, no estuvo en el festival, pero me prepararon un regalo y ahora quieren que ella me lo de...

En realidad he recibido varios regalos de Sofi, no solo en el día de las madres, también en navidad y en mi cumpleaños, todos elaborados por alguien mas y entregados en nombre de Sofi, pensé que este iba a ser igual.

Sofi llegó a la escuela enojada, por ser días de festivales en la ciudad, había mucho tráfico, estuvo mucho tiempo en el coche con el calor. No quería entrar a la escuela, se tiró al suelo al momento de pisar el patio.

Su maestro la ayudó a incorporarse, y empezó a caminar al centro del patio, en eso nos vio, ya no hubo necesidad de darle apoyo para que caminara, ella solita se acerco a mi.

Yo me puse de rodillas para estar a su altura, y ahí sucedió algo maravilloso, me abrazó, no me jaló el pelo, no me mordió, no hubo pellizco, un simple y sincero abrazo.

Su maestro le dijo, "ten dale a tu mamá", refiriéndose al regalo, que me tiene que dar, ella no sabe muy bien que pasa, con ayuda total toma la caja y me la da...

Y en eso... me da realmente el regalo, me vuelve a abrazar y me da un beso... no hay mejor regalo del día de las madres que el cariño que un hijo te puede demostrar.

Este 10 de Mayo fue especial, vi a mis gemelos cantar y bailar, decirme "te quiero" y recibir sus regalos, vi como una escuela inclusiva puede lograr sentimientos inexplicables, y recibí un regalo de Sofi, un abrazo y un beso...

Una frase genial...

Hemos ido descubriendo poco a poco lo que le gusta a Sofi, sin duda y por encima de todo está el agua, pero algo que está más o menos a la par es la música.

Cierto es que su repertorio no es muy extenso, en su lista de reproducción apenas hay el número necesario para llenar un CD; pero eso no importa esas pocas canciones pueden mantener su atención por horas. 

¿Cómo sabemos que canción le gusta?, ¿qué le ponemos?, en realidad la que decide es ella, por lo general todo lo que pensamos que le va a gustar, en realidad termina por no llamar su atención. 

Entonces, ¿cómo aparecen las canciones en su lista de reproducción?; sencillo... observando.

¿Observando? Si claro... algo que hemos aprendido con Sofi es aprender a observar y a interpretar sus gestos y sonidos para saber lo que necesita o quiere. 

Así que tratándose de canciones, es cuestión de observar su reacción cuando los sonidos empiezan a salir de las bocinas. 

Una realidad es que yo no escucho el radio, pero eso si casi siempre hay música ya sea en la casa o en el coche. 

Hace poco adquirimos el soundtrack de el musical de El Rey León, ya que fuimos a ver la obra que está en temporada en la Ciudad de México. La verdad es que en la familia somos muy seguidores de musicales y películas de Disney, en este caso la emoción era doble, un tío de Sofi tenía uno de los papeles principales, el de Pumba. 

Sofi no fue a la obra, un musical de casi 3 horas, pocos niños lo aguantan, sin embargo al día siguiente de que fuimos la magia de El Rey León se empezó a escuchar en la casa.

Mientras transcurría el primer acto de la obra, Sofi tranquila sin cambio alguno; más sin embargo algo ocurrió al llegar a la última canción del primer acto. 

En las bocinas del coche se escucho la voz de Timón, diciendo la famosa frase "Hakuna Matata" acto seguido Sofi fija la vista, está poniendo atención, y cuando Pumba continúa con la canción diciendo "no es nada casual" la carcajada no se hizo esperar... todo parecía indicar que le gustaba la canción.

Había que hacer una nueva prueba, así que al día siguiente en un trayecto en el coche le puse la famosa canción de "Hakuna Matata", justo después de los primeros acordes y casi a la par que la voz de Timón, Sofi soltó una carcajada... y cuando inició el ritmo de la misma, siguiendo su partícula forma de comunicarse, puedo decir que empezó a cantar. 

Bueno, pensé, ahora estoy segura de que le gusta, ¿qué pasará si escucha la versión de la película?; solo había una forma de averiguar.

Así que después de tres veces de escuchar las versión del musical, le cambie y puse la de la película, el efecto fue inmediato, su gesto cambió, ella sabía que era lo mismo pero diferente, intentó cantar, algo no cuadraba, hasta que abandonó la canción y volvió a lo suyo. Era claro, la versión de la película no le llamó la atención.

"No es nada casual" que le haya gustado la versión del musical, hay una clara diferencia entre los personajes, Timón es muy agudo, Pumba es muy grave, la musicalización es diferente, hay más instrumentos, son más evidentes los cambios musicales. 

¿O tal vez será porque sabe que su tio interpreta a Pumba?

Al verla reír y cantar me di cuenta, como dice Pumba, que "esas dos palabras le dan al traste a todos tus problemas" y si en ese momento para mí no había ningún problema alrededor de Sofi. 

Y creo que por momentos hay que dejar de ser obsesivo, no pensar en terapias, no pensar en doctores, ni en tratamientos, solo cantar y reír. Y por un momento soñar que...

"No hay más problemas hasta el día final"

"Todo es más feliz
Viviendo así
Hakuna Matata" 

Creo que Sofi eligió que frase le gusta y a la familia no le hará daño un poco de "Hakuna Matata"... 

Y en estos momentos la nueva traducción no está nada mal... 

Hoy digo que "Hakuna Matata es una frase genial" y que "no es nada casual"...

Tomando riesgos.

Desde hace tiempo Sofi ha estado ansiosa y muy estresada, tanto que desarrolló una dermatitis nerviosa en los brazos, todo el tiempo se está rascando o jalandose el pelo, eso sin contar que está irritItable y agresiva. 

Así que pensar en las vacaciones es algo que genera temor, sus clases y su rutina la relajan un poco ¿qué pasa cuando no tiene la atención uno a uno?

Por otro lado están los gemelos, su tía los quiere llevar al zoológico; y al eterna pregunta ¿llevamos a Sofi? Ella dice, "si va Sofi vamos todos" tiene razón Sofi necesita de varias manos para ser atendida. 

Se toma la decisión, vamos todos, gemelos, tia, primo, papas, ah y un amigo que quiere convivir con los niños. 

¿Qué pasará?, ¿Sofi estará bien para que todos disfrutemos el paseo? ¿Podremos tener un día agradable?; en realidad no lo sabemos, pero la única manera de averiguarlo es... tomando el riesgo.

El primer paso, ir en dos coches, así en caso de que Sofi se ponga mal, no todos tendrían que abandonar el paseo, segundo, juguetes, medicinas, cambio de ropa, papas, su música y por último su carpeta de comunicación.

En el coche con Sofi, vamos mamá, papá y amigo, en el otro la tia, el tío y los hermanos. 

Después de dos horas de trayecto llegamos al lugar, bajamos del coche la pusimos en su carreola y nos dirigimos a la entrada. Primera parada el safari.

Cuando Sofi va en el coche o en la carreola, va tranquila, claro siempre y cuando este en movimiento, pero para esperar el camión que nos llevará al safari, no se está precisamente en movimiento, la solución, le presentamos su carpeta de comunicación, ella elige sus papas, casi es la hora de la comida y no ha tomado lunch, así que con intercambio de tarjetas le damos sus papas, y así fuimos avanzando en la fila hasta llegar el momento de abordar.

Durante el safari, hay que aceptarlo, a Sofi no le llamaron la atención los animales, lo que le gustó, fue el movimiento del tractor, un tanto brusco, el aire en su cara, y el poder escuchar su música; la mejor parte, cuando todos se pararon para ver al hipopótamo, ¿por qué lo mejor? Fácil, así Sofi tuvo toda la línea de asientos para ella y se pudo acostar...

Al terminar el safari, Sofi tenía hambre, situación que la tenía algo enojada. 

Siguiente angustia, ¿qué le podemos comprar a Sofi de comer? Ya el papá estaba en la fila, habíamos optado por una hamburguesa para ella, sabiendo que no se iba a comer el pan, y que probablemente la carne no la iba a hacer muy feliz, en eso una persona del lugar ñ, observa la discusión, y nos informa que en otro lugar del parque, venden ... tacos al pastor (hace poco descubrimos que le gustan mucho) ... asunto arreglado, tacos para Sofi, pizza para los gemelos y hamburguesas para los adultos.

Una comida agradable, bueno hubo necesidad de cambiar a Sofi a la mitad, cooperó poco pero al final tia y mamá la dejamos limpia y lista para terminar sus tacos. 

Parada después de comer... barcos de pedales... yo no sabía si eran adecuados para Sofi, tenía miedo de que fuera a saltar al lago, y otro problema su papá dijo que no se animaba a menos de que pudiéramos estar 3 adultos con ella. Cuestión de preguntar... y sin problema nos dijeron que si 3 adultos y Sofi. 

Su música, 3 adultos y Sofi, arriba del barquito, el vaivén del agua, el aire, y La Vie en Rose de fondo... hicieron un paseo perfecto para Sofi.... 

Bajando del barco, una recompensa, papá llego con una paleta de helado de chocolate... 

Al terminarse la paleta Sofi se notaba cansada, al fin y al cabo llevaba casi todo el día sentanda y contenida, sin embargo nos dimos cuenta de algo, casi no se había rascado sus brazos y estaba peinada, lo que significa que no se había jalado el pelo, en resumen no había estado ansiosa. 

Al verla cansada, supimos que era momento de regresar... ya era tarde y nos esperaban dos horas de carretera... no había duda el paseo había terminado, todos estábamos contentos. 

Minutos después de subirla al coche se quedó dormida, estaba tranquila y contenta, papá, mamá y amigo, al verla así nos dimos cuenta que había valido la pena... tomar el riesgo... 

La vida Bajo el Mar

Una de las primeras cosas que identificamos que le gustaban a Sofi era el agua... desde que tenía 6 meses de edad disfrutó su primera semana santa en la alberca infalible en el jardín de sus abuelos. Cada vez que teníamos oportunidad le poníamos la alberca en el jardín. Hubo oportunidad de ir a Acapulco y a Valle de Bravo definitivamente era feliz.

En el verano del 2013 viajo a acompañar a su padrino a mudarse de ciudad, el vive fuera de México, ya instalado el padrino en su nueva casa teníamos oportunidad de visitar la ciudad y ser turistas, una de las principales atracciones de la cuidad es su acuario... no podíamos faltar.

En esa época no caminaba, todavía no desarrollaba sus problemas conductuales, la familia nos encaminamos hacia la atracción, ella iba en su carreola, tranquila y feliz.

Al entrar, lo que mas llamó su atención, fueron las especies del mar profundo, ¿por qué? sencillo, la ambientación de la sala era especial para ella, luz tenue (para poder ver los peces), por no decir casi oscuro, (porque en el mar profundo hay poca luz), entonces ¿qué fue lo que llamó su atención?, fácil, las especies todas de ellas, de colores brillantes y algunas de color neon. Otra situación que ayudo a Sofi, es que dentro del acuario piden silencio para no distraer a los animales marinos, en fin un espacio donde su sentido visual se vio favorecido, donde estaba contenido, donde el audio no la aturdía.

Después de ese viaje, fue que la inscribimos en clases de natación, el resultado felicidad total. Conforme Sofi fue creciendo su pasión por el agua nunca desapareció, pero no habíamos tenido oportunidad de llevarla nuevamente a un acuario.

El papá de Sofi desde hace tiempo quería llevar a los tres niños al acuario, en realidad, nuevamente teníamos la duda, ¿llevar a Sofi o solamente a los gemelos?, ahora ya tiene problemas conductuales ¿realmente le gustará como sucedió hace 4 años?... muchas dudas, y al final la respuesta ... 'tiene derecho a salir, no puede vivir encerrada', 'vamos a llevarla'

La situación ya no era tan fácil, hay cosas que planear, decidimos darle medicina para evitar que se alterara, no porque se hubiera levantado mal, sino a manera de prevención. También llevamos su música, para que pudiera tener algo en que fijar su atención ya que como iba a estar contenida en la carreola, necesitaba en caso de necesitarlo una distracción.

La ida al acuario se planeo para un lunes de puente, teníamos que llegar temprano para evitar una cola interminable, a pesar de que llegamos relativamente temprano nos dijeron que teníamos que hacer una cola para entrar de aproximadamente veinte minutos, ahí tome una decisión, no me gusta hacer evidente que Sofi tiene problemas para esperar y que eso la altera, pero me aguanté ese punto y se lo comunique al encargado, inmediatamente entendió la situación y nos dio acceso a otra fila.

Al entrar al acuario, nos dimos cuenta que todo estaba perfecto, la ambientación, luz baja, voces bajas, oscuridad y especias neón que se veían de forma espectacular.

Sin embargo si hubo que prestarle su música, ya que sin ella se empezaba a alterar, la llevaba en volumen bajo para no distraer a los otros visitantes.

En una sala, había un micrófono, daban una explicación, mucho ruido, pensé que se iba a alterar, además de que en la sala había mucha luz... me angustié, la verdad lo único que hicimos antes de que pasara cualquier cosa fue sacarla de esa sala y llevarla a otro lado.

Algo que fue increíble, es que no sufrimos con los accesos, la carreola tuvo acceso a todos lados, y sin ningún problema Sofi pudo ver toda la exhibición.

Al final yo estaba un poco preocupada, fue una visita larga, todo el tiempo sentada, entre en ansiedad quería ya llevarla a casa para que pudiera estar libre, y tuviera su comida, la del problema era yo, no ella, ella estaba tranquila y relajada.

Fue la medicina, fue la música, no lo se, yo prefiero pensar como diría Sebastian... "la vida Bajo el Mar, es mucho mejor que el mundo de allá arriba"